DOMINGO XVI TIEMPO ORDINARIO.

Continuamos este Domingo XVI conociendo más a Cristo para darle nuestra mejor respuesta. Él nos pide que pongamos todo nuestro esfuerzo en escucharle y responder a su invitación con un amor profundo. Cristo se hospeda en la casa de Marta y María. María representa el discípulo verdadero porque no quiere nada excepto a Cristo. Sólo una cosa es necesaria. ¿Cuáles son tus preocupaciones principales? ¿Qué lugar ocupa Cristo en tu vida? Estas preguntas serán contestadas en el evangelio. Escuchen muy atentos.

Estas son las lecturas de este domingo. También les dejamos como viene siendo habitual el vídeo del evangelio.

DOMINGO XV DEL TIEMPO ORDINARIO.

En este domingo escuchamos en el evangelio una parábola inolvidable: el buen samaritano. Es un llamamiento al cristiano a amar a su prójimo, especialmente a los necesitados. Esto es posible porque tenemos con nosotros a Cristo, que es el principio y el fin de todo. La parábola del buen samaritano me pregunta: ¿quién es mi prójimo? ¿A quién tengo que amar? El prójimo es quien se acerca al otro. Dios nos impulsa a amar; nosotros hemos sido amados por Dios. De la misma manera, Dios espera que amemos al prójimo.

Estas son las lecturas de este domingo. Y el vídeo del evangelio como es habitual.

 

Domingo XIV TIEMPO ORDINARIO.

Durante este tiempo ordinario del año, la Iglesia nos anima a vivir generosamente nuestra vida cristiana. Las lecturas enfatizan la misión de la iglesia. Todos somos misioneros que traemos paz a los otros y la Buena Nueva: que el Reino de Dios ya comienza entre nosotros. Siempre hay dificultades para la instauración del Reino de Dios, pero la ternura amorosa de Dios es más fuerte que las fuerzas del mal.

Estas son las lecturas de este domingo. Asimismo les dejamos con el vídeo del evangelio para ver y comentarlo en familia. 

DOMINGO XIII TIEMPO ORDINARIO.

Estamos celebrando el décimo tercer domingo del ciclo litúrgico a través del año. Cristo, como los profetas, nos invita a seguirle. Su camino hacia Jerusalén fue camino hacia su muerte. Nuestro camino no es fácil. Para seguir a Cristo el único camino hacia la libertad perfecta es la Cruz. Respondamos a Cristo con todo nuestro corazón. Los que quieran seguir a Cristo, tal como lo propone el evangelio de hoy, tienen que desprenderse de bienes materiales, romper las ataduras con el pasado, incluyendo lo que más amamos, en caso que esto fuese obstáculo. Sólo así estaremos disponibles y seremos libres para anunciar el Reino de Dios.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Además, vean y disfruten del vídeo del evangelio.