DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO.

Hoy vamos a escuchar a Jesús que nos lo pide todo, que le prefiramos a Él más que a nuestra propia familia. Pueden sorprendernos sus palabras, pero sabemos que su yugo es suave y su carga ligera. Y sabemos, también, que ÉL nos va a dar todo lo que necesitemos. La realidad profunda es que nosotros le preferimos a Él, porque, antes, nos eligió preferentemente a todos nosotros.

La primera lectura está sacada del segundo Libro de los Reyes. Es un relato, breve y bello, donde se explica como Dios recompensa a quien no le pone condiciones. Una mujer rica recibió a Eliseo y le dio, sin condiciones, todo lo que el profeta necesitaba para vivir. Y Eliseo concedió a la mujer lo que más deseaba y necesitaba.

La Carta a los Romanos es la segunda lectura de este domingo. Es uno de los grandes tratados del Apóstol San Pablo y en ella se condensa una gran parte de los elementos, hechos y verdades que conforman la verdadera condición de cristiano, de seguidor de Cristo. Vamos a escuchar como la muerte de Cristo es la muerte de nuestros pecados y la vuelta a la vida. Y eso es lo más importante. Ya no importa ni la muerte física, solo la meta que Cristo nos tiene prometida.

¿ Y el evangelio ? Sigue leyendo…

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Y este, el vídeo del evangelio.

Anuncios

DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO.

Nos reunimos este domingo 25 de junio para la celebración eucarística, donde el Señor nos invita a no temer, reconocerlo como nuestro Salvador y Él te premiará ante su Padre en reino celestial. Hoy la Iglesia nos pide que seamos forjadores de hombres y mujeres de bien, donde tú seas el modelo a seguir. El profeta Jeremías siente el temor de perder su vida porque anuncia el castigo de Dios a los que hacen lo que no le agrada. Nosotros no estamos exentos de esa sentencia. Volvamos nuestros ojos al Señor y sigamos su camino para que, al igual que al profeta, Dios salve nuestra vida. San Pablo, en su carta a los romanos, trae a nuestra atención un hecho muy conocido de todos: nos habla del pecado original y su efecto sobre la humanidad, pero igualmente nos presenta a Jesús como redentor del mundo. Por Adán vino el pecado, la desobediencia y la muerte. Por Cristo, la justificación, la obediencia y la vida. Cristo venció el pecado y nos ofrece la vida eterna.

Este es el enlace de la liturgia de la Palabra de este domingo. Además disfruten del vídeo del evangelio.

CORPUS CHRISTI

Este domingo celebraremos la solemnidad del Corpus -que ahora se llama mejor “del Cuerpo y Sangre de Cristo”- , nació en el siglo XIII y es una celebración que nos hace centrar nuestra atención agradecida en la Eucaristía como sacramento en el que Cristo Jesús ha pensado dársenos como alimento para el camino, haciéndonos comulgar con su propia Persona, con su Cuerpo y Sangre, bajo la forma del pan y del vino.En la fiesta de hoy no nos fijamos tanto en la celebración de la Eucaristía, aunque la organicemos y celebremos con particular festividad, sino en su prolongación, la presencia permanente en medio de nosotros del Señor Eucarístico, como alimento disponible para los enfermos y como signo sacramental continuado de su presencia en nuestras vidas, que nos mueve a rendirle nuestro culto de veneración y adoración.

Este es el enlace de la liturgia de la palabra de este domingo. Asimismo les dejamos con el vídeo del evangelio para verlo en familia.

SANTÍSIMA TRINIDAD.

santisima trinidadEl domingo pasado terminamos el tiempo más importante del Año Litúrgico: los Cincuenta días de la Pascua. Y lo hicimos celebrando el don del Espíritu Santo.

Hoy, ya en el Tiempo Litúrgico Ordinario, resuena aún en nuestra asamblea la Pascua que hemos celebrado: el amor de Dios Padre, la sal­vación de Jesucristo y la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Es la fiesta de la Santísima Trinidad: un día dedicado a contemplar el misterio de Dios que nos ama infinitamente, que nos acompaña siempre y que nos llama a vivir como familia suya, experimentando su amor, su paz y su unidad.

Abramos hoy el corazón al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Aceptemos hoy su invitación a formar con nosotros una comunidad de fe, de esperanza y de caridad.

Celebremos hoy con gozo, en esta Santa Misa, la belleza de nuestro Dios y su presencia misteriosa entre nosotros.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo así como el vídeo del evangelio del día. 

DOMINGO DE PENTECOSTÉS.

El Espíritu Santo llego fuerte e impetuoso a los discípulos reunidos en cenáculo. Pedro se “encaró” con la gente que había acudido a contemplar lo que había ocurrido allí. Lleno del Espíritu el primer Papa habló con autoridad, fuerza y eficacia de Jesús y del Reino de Dios. Y aquel día se convirtieron muchos. La Iglesia comenzaba a vivir y lo hizo deprisa. Nunca un movimiento religioso se había extendido con la celeridad que lo hizo esta Iglesia nuestra en sus primeros años de existencia. Hoy dos mil diecisiete años después descubrimos la misma presencia que nos hace sentir que el Espíritu está en nosotros, ya que seguimos el mandato del Señor Jesús de llevar su Palabra hasta los confines del mundo… Esa es la gran misión

Este es el enlace de las lecturas de este domingo.