SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO.

Bienvenidos a la Eucaristía dominical, que es la última del Tiempo Ordinario. Con ella se termina, también, el año litúrgico, dentro del Ciclo A, para dar paso al Adviento y al inicio del Ciclo B, cuyo primer domingo celebraremos el próximo, día 3 de diciembre. Hoy conmemora la Iglesia la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Este Rey que festejamos no es, para nada, lo que suelen ser los reyes y líderes en nuestro mundo… Es un rey sencillo y pacífico Y por ello –sin duda— resulta extraño para nosotros escuchar el mensaje de un rey que no admite que le rindan honores, y que pretende que sus seguidores le imiten en humildad y servicio a los hermanos, sobre todo a los más desfavorecidos, esos hermanos que enferman y pasan hambre. Rey sencillo y amoroso, que nos pide que olvidemos el brillo del prestigio o el poder del dinero.

Estas son las lecturas de este domingo. Y también te dejo el vídeo del evangelio.

Anuncios

DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO.

Nos reunimos este domingo día 19 de septiembre para celebrar la Eucaristía, el sacramento de unidad y caridad. En este domingo, por expreso deseo del papa Francisco, la Iglesia celebra la Jornada Mundial de los Pobres. Con ella se pretende que en nuestra conciencia se produzca un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda y de que los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio.

El Santo Padre nos recuerda de esta forma que no amemos de palabra sino con obras. Hemos de ofrecer así la cercanía sincera, la oración y la ayuda generosa y efectiva a tantas personas que, cerca y lejos de nosotros, sufren las muy variadas formas de pobreza que se dan hoy en nuestro mundo. De esta forma estaremos cumpliendo la Palabra de Dios que hoy escucharemos haciendo el elogio de quien sabe abrir sus manos al necesitado y tender sus brazos al pobre.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Y el vídeo del evangelio es éste:

 

DOMINGO XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO.

Nos estamos acercando al final del año litúrgico, por eso la Palabra de Dios adquiere hoy una particular importancia. Hoy es un día de serena reflexión y de profunda oración. El Señor llega, casi de repente, y es muy importante mantenernos vigilantes. En el evangelio de este domingo vamos a escuchar una parábola, tomada de San Mateo, este texto nos presenta un rico mensaje: “Velen porque no saben el día ni la hora”. De esta manera la luz viva de las lámparas se convierte en signo de la fe y de la esperanza vigilantes.

Estas son las lecturas de este domingo. Haz clic aquí para verlas. También les dejamos con el vídeo del evangelio para que lo vean y comenten en familia.

DOMINGO XXXI DEL TIEMPO ORDINARIO.

En toda comunidad cristiana se necesitan pastores que sirvan al pueblo de Dios. Éstos deben mostrar a cada comunidad y cada uno de sus inte­grantes, el amor de Dios para con su pueblo. Por eso están llamados a ser modelos del “rebaño” a ellos enco­mendado. Por otro lado, la comunidad tiene la responsabilidad de ayudar a sus pastores, de acogerlos y brindarle su amistad y solidaridad.

El mensaje que en el Evangelio de hoy dirige Cristo a la gente y a sus discípulos distinguimos dos partes: primera. Acusación a los letrados y fariseos, que eran los dirigentes del judaísmo oficial de su tiempo. Y la segunda, instrucción a los discípulos sobre su comportamiento en comunidad

Estas son las lecturas de este domingo. Y además como es habitual, el vídeo del evangelio.

DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos a la Eucaristía de este domingo 30 del Tiempo Ordinario. Hoy Jesús de Nazaret nos va hablar de amor por medio del Evangelio de Mateo. Y nos va a decir: que amemos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Jesús durante su paso por la tierra fue todo amor, porque Dios es Amor. Él, Maestro y Amigo, es la mano tendida al pobre, la compasión de los oprimidos, el sosiego de los que han perdido la esperanza, la salud a los enfermos que buscan en Él curación. Vamos a unirnos a Él, en nuestra Eucaristía, pidiéndole, alegremente que nos enseñe a amar y que nos haga misericordiosos. Así, de verdad, seremos felices siempre. Y ojalá sea esta la enseñanza que de esta Eucaristía marque nuestras vidas.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Asimismo les dejamos con el vídeo del evangelio.

 

DOMINGO XXIX DEL TIEMPO ORDINARIO.

En el evangelio de este domingo vigésimo noveno del tiempo ordinario, se lee el único pronunciamiento político-explícito de Jesús, provocado por la cuestión tributaria (Nunca fue agradable pagar impuestos, ni el hacer declaración de hacienda). El impuesto al César recordaba a los judíos que eran un pueblo dominado por los romanos y sometido a los paganos. Por eso el movimiento partidista antirromano, promovidos por los Zelotes, pretendía obstaculizar este pago fiscal. Más aún, la imagen del emperador que tenían las monedas en uso era para el hebreo observante un pecado idolátrico, que violaba el primer mandamiento.

Estas son las lecturas de este domingo. Y el vídeo del evangelio.

 

DOMINGO XXVIII DEL TIEMPO ORDINARIO.

Todas las culturas religiosas han dado a la comida un sentido comunitario entre los hombres, o de los hombres con la divinidad. En la Biblia el banquete es un gesto de capital importancia. La comida humana significa fiesta, hospitalidad, amistad, paz sagrada. Es signo de reconocimiento, de alegría por el retorno (parábola del hijo pródigo). Los sabios dan reglas de conducta para las comidas. En el banquete cobra especial relieve el rito previo purifícativo, la palabra, la música, la acción de gracias.

El banquete alcanza su mayor expresividad cuando viene Cristo. Se le invita a la mesa de Lázaro, a las bodas de Caná, a casa de Simón, come con publicanos, aprueba la hospitalidad, recomienda el último puesto en el banquete y da de comer a la multitud. Al resucitar se hace reconocer con un banquete, la comunidad cristiana revive al resucitado en la fracción del pan, en la alegría y comunión fraterna.

Estas son las lecturas de este domingo. También les dejamos con el vídeo del evangelio.

DOMINGO XXVII DEL TIEMPO ORDINARIO.

El domingo pasado, guiados por el profeta Ezequiel, reflexionábamos sobre la responsabilidad que supone poner en juego la libertad. Hoy el profeta Isaías vuelve sobre el tema, pero poniendo el acento en la responsabilidad colectiva. El proyecto amoroso de Dios se dirige a todos y es para todos. Y para hacerlo posible busca a personas dispuestas, como diría San Pablo, a pelear por lo verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable. La invitación es a estar atentos porque llega el Señor para ver cómo anda nuestro trabajo.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Tambén le dejamos con el vídeo del evangelio.

DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO.

En este domingo 1 de octubre en el Evangelio escucharemos a Jesús que nos presenta la reacción de dos hermanos.Uno —llamado por el padre a trabajar en la viña— le responde que sí va a ir. Pero no va. El otro, primero se rebela. Pero —después de reflexionar un poco— va a hacer lo que el padre le mandó. 

¿Hemos venido aquí para escuchar de veras la voz de Jesús que nos llama y nos muestra nuestra tarea para hoy? No sólo la gran vocación —para toda la vida— sino también la tarea para hoy. Para esta nueva semana. Estemos abiertos a Su luz. A Su voz.

Estas son las lecturas de este día. Y también el vídeo del evangelio.