VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

La Iglesia siempre cercana a todos los seres humanos, trae hoy ante el altar a los que nosotros descartamos; a esos que no les hacemos sitio en nuestros encuentros, a esos a los que se les impide levantar la voz par
a que no reclamen justicia. Pero este egoísmo que llevamos tan dentro se opone a la lógica de Jesús que no le dice al leproso: “ten paciencia, aguanta un poco, debes aceptar, soporta la situación”. Le responde sin rodeos: “Quiero, queda limpio”. Después de ver este hecho ¿Qué diremos hoy a cada uno de estos que nos tienden la mano? ¿Somos conscientes de que los bienes de la tierra son de todos? El Señor, siempre paciente, espera la respuesta. Entonces, hoy sería un momento oportuno para examinarnos de si hacemos las cosas buscando nuestro bien, o buscando el bien de los hermanos.

Estas son las lecturas de este domingo. También les dejamos con el vídeo del evangelio.

Anuncios

V DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Celebramos este 4 de febrero el domingo V del tiempo ordinario. Con su poder divino Jesús vence el mal que trata de dominarnos de muchas maneras: físicas y espirituales, como veremos en el caso de Job y en los numerosos enfermos que cura Cristo. También Pablo siente la urgencia de anunciar la salvación de Dios para el ser humano, necesitado de liberación, y exclama: ¡Ay de mí si no anuncio la Buena Noticia de Dios! Pues sabe Pablo que la fe que salva, finalidad de toda evangelización, nace del Mensaje, y éste consiste en hablar de Cristo.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Celebremos juntos la Eucaristía correspondiente al IV domingo del Tiempo Ordinario. Todavía es reciente nuestra celebración de la Navidad. Aquel a quien contemplábamos como Niño se nos aparece ahora como el Mesías, el Maestro, el Profeta que habla de parte de Dios a la humanidad. El texto del Deuteronomio contiene la promesa de un profeta para el pueblo de Dios, un portavoz de su palabra. En el evangelio, Jesús se manifiesta como el gran profeta prometido, que predica con autoridad. El salmo nos invita a escuchar y acoger esa Palabra.. 

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Y también disfruten en familia , como siempre, del vídeo del evangelio.

 

III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Dios sigue llamándonos a colaborar en la misión de Jesús, pero la conversión al Reino depende de nuestra decisión personal. Atentos y dispuestos a escuchar el llamado de Dios. Las lecturas de este domingo reiteran de algún modo lo que ya dijeron las del domingo pasado. Hablan de llamada y conversión. En la primera, Dios llama al profeta Jonás cuya predicación provoca la conversión de los ninivitas. En el evangelio Jesús también pide conversión para entrar en el Reino de Dios que está llegando. Los discípulos que él llama serán los primeros en responder a esa invitación. Pablo, en la segunda lectura, urge a no desaprovechar el momento presente para revisar la propia escala de valores

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. También les dejamos con el vídeo del evangelio.

II DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Acabamos de salir de las fiestas navideñas y entramos en el Tiempo Ordinario (hoy en su II domingo), la vida “normal” también en el ámbito cristiano.  Las lecturas de este domingo podrían resumirse en dos palabras: llamada y seguimiento. Dios llama a Samuel y Jesús a sus discípulos. En ambos casos aparece un personaje que indica la identidad del que llama: Elí sabe que se trata de Dios y Juan Bautista indica quién es Jesús. El salmo y Pablo dan pistas de por dónde ha de ir la respuesta a esa llamada: el ofrecimiento de la propia vida.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Y como es habitual, este es el vídeo del evangelio para verlo en familia.

DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO.

Nos reunimos este domingo día 19 de septiembre para celebrar la Eucaristía, el sacramento de unidad y caridad. En este domingo, por expreso deseo del papa Francisco, la Iglesia celebra la Jornada Mundial de los Pobres. Con ella se pretende que en nuestra conciencia se produzca un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda y de que los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio.

El Santo Padre nos recuerda de esta forma que no amemos de palabra sino con obras. Hemos de ofrecer así la cercanía sincera, la oración y la ayuda generosa y efectiva a tantas personas que, cerca y lejos de nosotros, sufren las muy variadas formas de pobreza que se dan hoy en nuestro mundo. De esta forma estaremos cumpliendo la Palabra de Dios que hoy escucharemos haciendo el elogio de quien sabe abrir sus manos al necesitado y tender sus brazos al pobre.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Y el vídeo del evangelio es éste:

 

DOMINGO XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO.

Nos estamos acercando al final del año litúrgico, por eso la Palabra de Dios adquiere hoy una particular importancia. Hoy es un día de serena reflexión y de profunda oración. El Señor llega, casi de repente, y es muy importante mantenernos vigilantes. En el evangelio de este domingo vamos a escuchar una parábola, tomada de San Mateo, este texto nos presenta un rico mensaje: “Velen porque no saben el día ni la hora”. De esta manera la luz viva de las lámparas se convierte en signo de la fe y de la esperanza vigilantes.

Estas son las lecturas de este domingo. Haz clic aquí para verlas. También les dejamos con el vídeo del evangelio para que lo vean y comenten en familia.

DOMINGO XXXI DEL TIEMPO ORDINARIO.

En toda comunidad cristiana se necesitan pastores que sirvan al pueblo de Dios. Éstos deben mostrar a cada comunidad y cada uno de sus inte­grantes, el amor de Dios para con su pueblo. Por eso están llamados a ser modelos del “rebaño” a ellos enco­mendado. Por otro lado, la comunidad tiene la responsabilidad de ayudar a sus pastores, de acogerlos y brindarle su amistad y solidaridad.

El mensaje que en el Evangelio de hoy dirige Cristo a la gente y a sus discípulos distinguimos dos partes: primera. Acusación a los letrados y fariseos, que eran los dirigentes del judaísmo oficial de su tiempo. Y la segunda, instrucción a los discípulos sobre su comportamiento en comunidad

Estas son las lecturas de este domingo. Y además como es habitual, el vídeo del evangelio.

DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos a la Eucaristía de este domingo 30 del Tiempo Ordinario. Hoy Jesús de Nazaret nos va hablar de amor por medio del Evangelio de Mateo. Y nos va a decir: que amemos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Jesús durante su paso por la tierra fue todo amor, porque Dios es Amor. Él, Maestro y Amigo, es la mano tendida al pobre, la compasión de los oprimidos, el sosiego de los que han perdido la esperanza, la salud a los enfermos que buscan en Él curación. Vamos a unirnos a Él, en nuestra Eucaristía, pidiéndole, alegremente que nos enseñe a amar y que nos haga misericordiosos. Así, de verdad, seremos felices siempre. Y ojalá sea esta la enseñanza que de esta Eucaristía marque nuestras vidas.

Este es el enlace de las lecturas de este domingo. Asimismo les dejamos con el vídeo del evangelio.